Preguntas Frecuentes

Las preguntas frecuentes suelen ser muy frecuentes, que raro, no? Así que he creado esta lista para ayudaros a encontrar las respuestas de algunas de las más comunes sin la necesidad de hacerme un interrogatorio.

A por ello!

¿Nos entregas todas las imágenes?

Ni de broma! Eso sería como si un chef de Michelin os entregara patatas, aceite, huevo, sal y una sartén; o Sorolla un lienzo con unos borradores, un par de pinceles, y unos oleos.  A lo mejor hacéis una tortilla cojonuda, pero no será la tortilla que el chef quisiera (quizás pondréis cebolla?!), y igual pintáis de puta madre, pero a menos que tengáis la misma formación, y el ojo que tuvo Sorolla por los blancos, no saldrán igual ni la tortilla, ni la pintura. 
Las fotos que hago durante el día son, digamos, el lienzo sobre lo cual trabajo para producir el reportaje final de vuestra boda. A veces necesito borradores – unas tres o cuatro fotos de un solo momento – para captar le verdadera esencia de la emoción. Al entregar las cuatro, quedaréis en plan “guau, fotazo!” en la primera, “oooooh, que buena!” en la segunda, pero ya en la cuarta…bueno, me entendéis, no? Así que lo que hago es trabajar en la selección de las fotos, para que no haya duplicadas, así como quitar las típicas cuando la gente pestaña, o alguien se cruza en frente y arruina el encuadre, así como seleccionar las que quedan mejores en el reportaje final.
Con todas las ‘no perfectas’ fuera empezamos a ver el reportaje final, y aunque no todas estarán en el album, sí las entrego en digital.

¿Entregas las originales?

Jamás! Entregar los RAWs (archivos nativos de las cámaras digitales) sería hacer la mitad de mi trabajo. Además, son enormes y tenéis que tener programas especiales para abrirlos.

¿Haces video?

Me encantaría! Pero, no. Primero porque intentar mezclar foto y video sería como comer pizza y cepillarme los dientes a la vez. Lo podría hacer? Sí, pero ninguna de las dos actividades saldrá bien en absoluto, y no me lo pasaría muy bien. Encima, el video no me atrae tanto como la fotografía, no he invertido el tiempo ni los recursos en aprender a hacerlo bien, así que no estaría nada cómodo haciéndolo profesionalmente. 
Os puedo recomendar amigos y compañeros que hacen videos maravillosos, pero tened en cuenta que el coste será probablemente igual a la fotografía.

¿Haces bodas fuera de tu zona?

Las famosas (acento inglés) ‘destination weddings.’ Pues sí! Iré a donde sea que tengáis la boda, claro. En principio, toda la peninsula, pero me muevo. De momento sería mejor que fueran países donde hablan Español, Inglés, o Swahili (mi asistente es muy guay!), pero no me limito. Pregúntame a ver que podemos hacer.

¿Podrías hacer menos horas y cobrar menos?

La respuesta sencilla es no. Al reservar el día ya se queda bloqueada completamente, no hago dos bodas en un solo día. Entonces pierdo la oportunidad de ganar lo que necesito para sobrevivir. Si pudiera, trabajaría gratis, pero tengo que dar de comer a mi gatica y me mira con cara de asco si le doy el pienso de los más baratos cada día.

¿Haces sesiones de pre-boda/pedido?

Obvio! De hecho, son una de mis cosas favoritas. Os puedo conocer mejor a vosotros, me conocéis mejor a mi; mi modo de trabajar, mi energía etc., y en general nos lo pasamos pipa. Encima de eso, nos dará ventaja cuando llegamos al día de la boda, primero porque ya somos amigos, y segundo porque siempre es más fácil explicar algo cuando puedo decir “te acuerdas como lo hicimos…?” todo fluye mejor habiéndonos conocido en una sesión de pre-boda. 
Además de eso, estas sesiones son por lo menos cuarenta mil veces más relajadas (es real, cuarenta mil veces, aunque el novio dice que ‘estoy muy tranquilo’ ya le verás temblando y pestañeando a muerte en la iglesia para quitarse las lagrimas) que el día de la boda. Las sesiones también pueden ser incluso más personales que la boda en sí. Si tenéis un lugar especial, a lo mejor donde os conocisteis, la primera cita, donde te pedió compromiso, o donde una paloma se cagó encima de la novia y se tuvo que bañar entera en el asqueroso bar al lado, pero lo pasasteis de puta madre; este lugar se puede incluir en una sesión de pre-boda, y veréis que magia sale en las fotos.

Muy importante tener en cuenta que si queréis hacer una sesión de pre-boda, a lo mejor los fines de semana suelen llenarse de bodas bastante pronto, así que normalmente las hago entre semana al ser posible.

¿Cuantas imágenes entregas de las sesiones de pre-boda?

Depende completamente en la duración de la sesión, y el número de sitios en los cuales hacemos fotos. Otro factor que se podría implicar es el resultado; si queréis un book de firmas para la boda el numero de imágenes será limitado por el numero de las páginas. 

¿Cuándo podremos ver las imágenes?

Bien sean las imágenes de la boda o la sesión de pre-boda, las imágenes se tienen que editar, revelar, y convertir para crear el producto final. Eso tarda. En de un mes, tendréis las imágenes listas en version digital. Para montar y imprimir el album, necesitaré otro mes, ya que es el doble de trabajo!

¿Cuantas páginas tiene el álbum de bodas?

En principio, el álbum tiene 22 paginas; espacio para alrededor de 50 imágenes. Las imágenes las podéis elegir vosotros, aunque siempre aconsejo si lo necesitéis, y luego voy montando el álbum. No hay nada mejor que las fotos impresas.
Por supuesto se puede añadir más páginas y más imágenes, por un coste adicional.

Preguntas sobre las imágenes

¿De que tamaño son las imágenes finales?

Os entrego las imágenes digitales en dos tamaños – la resolución nativa de las cámaras, con la cual podéis imprimir hasta un A3 sin ningún problema, y en una resolución reducida para mandar por email, WhatsApp, facebook etc, sin que te gastes todos los datos.

¿Que podemos hacer con las fotos?

Las fotos de vuestra boda son vuestras. Es decir, al contratar al fotógrafo de bodas (o sea, yo) y firmar el contrato tenéis todos los derechos personales para estas imágenes. Eso significa que las podéis imprimir las veces que queráis, mandarlas a la familia, los amigos, publicarlas en redes personales, e incluso convertirlas en memes (aunque me tiro por la ventana). Lo que no podréis hacer es venderlas (por ejemplo a revistas), ni publicarlas en blogs ajenos tipo bodas.net.

¿Que haces tú con nuestras bellas caras?

Excelente pregunta. Como ya os habréis dado cuenta, en el negocio de la fotografía, y con la bendición adicional de ser autónomo, es muy necesario hacerme lo más visible posible. ¿Cómo lo hago? Con mis imágenes favoritas de las bodas que hago durante el año voy actualizando mi pagina web, y si hay alguna que creo que tiene la combinación perfecta del encuadre, luz, sujeto, colores, emoción …o sea todo de todo, la presento a algún concurso. Aparte de eso, si hay algo muy interesante para una revista, os pido el permiso antes de hacer nada. 

¿Qué pasa si perdemos las imágenes?

Me ofenderé mazo! Pero luego os puedo hacer una copia de las imágenes; por 50 euros tendréis un USB nuevo con todas las imágenes en resolución alta y reducida.
Mi contrato especifica que guardaré las imágenes durante un año, por obligación, pero suelo guardarlas mucho más tiempo. Uso dos copias de seguridad, una en disco duro físico, y otra en la nube por si acaso, vuestras fotos estarán guardas a buen recaudo durante un largo tiempo, no os preocupéis.

Preguntas de dinero

¿Cómo hacemos la reserva?

La reserva se hace pagando la señal. En cuanto reciba el dinero de la señal, ya tenéis vuestro fotógrafo de bodas, y todo el día reservado. 

¿Como te pagamos?

Como queráis. Con que reciba el dinero y haya contrato firmado; trato hecho. Sois mis clientes y os cuidaré hasta que seáis esposos y necesitéis contratarme de nuevo para las bodas de plata. 

¿Si la boda se cancela, nos devolverás el dinero?

La señal se paga para reservar todo el día, y una vez hecha, no acepto nuevos clientes. Sin embargo, si canceláis con más de seis meses de antelación, os devolveré la señal.
Si por cualquier motivo la boda se cambia de fecha, y sigo disponible, se puede cambiar la fecha en el contrato, y quedamos perfectamente sin tener que devolver ni volver a pagar la señal.

¿Cobras por viajar?

Sí, cobro por el viaje en cualquier tipo de transporte que uso, bien sea coche, Renfe, AVE, o avión. Si necesito alojamiento, también se cobra aparte. Por motivos de seguridad, suelo elegir o un hotel barato, o AirBnB simplemente porque en hostales no puedo garantizar la seguridad de mi equipo, y por lo tanto vuestras fotos!
Dicho eso, si la boda queda dentro de la ciudad de Madrid, no hay ningún coste adicional.

¿Hay descuentos por bodas durante la semana, o en la temporada baja?

No hay descuentos a menos que hayáis cogido una oferta de la sesión pre-boda combinado con la boda, o hayáis ganado uno de los concursos que hago de vez en cuando. Como hacer una boda en diciembre me da el mismo trabajo que una boda en junio, cobro lo mismo

Último y posiblemente más importante

Las bodas son muy caras, es un hecho. Aunque sea una celebración para celebrar vuestro amor, y la suerte de haberos encontrado entre todas las otras personas inadecuadas del mundo, también es un negocio. Entre todas las cosas que tenéis que arreglar, y pagar, puede parecer un poco una hoguera alimentada con vuestro dinero. Pero os voy a contar una verdad muy importante:
Un 99% de los fotógrafos de bodas son fotógrafos de bodas por pasión, no porque necesitaban un trabajo para pagar las facturas y salir de cañas (muchos meses es o pagar las facturas, o salir de cañas, no los dos!).
¿Y qué? No dicen que al hacer lo que amas no tienes que trabajar un día más en la vida? Sí lo dicen. Lo que no dicen es que todo el resto del mundo te sigue cobrando. Entonces tenemos unos costes básicos de la vida, como todos. Entonces, aunque sea nuestra pasión, sigue siendo también un trabajo.
Y es que tiene que ser trabajo remunerado, para cubrir los costes de la vida. La diferencia es que pagamos nuestros costes con un trabajo en lo que no solamente invertimos tiempo, sino también con nuestra propia emoción. 
Todos tenemos un precio mínimo que hemos calculado para llegar a fin de mes. Entonces, hay un precio que por debajo del cual no podremos trabajar. 

 

¿Por qué lo digo?

Porque todos queremos ahorrar dinero. Sin embargo, regatear con el fotógrafo de bodas como si fuera coche de ocasión nunca será buena idea. Nunca será buena idea porque no se regatea el precio de un producto cualquiera, sino el valor que se da el arte de la fotografía, y por lo tanto el propio fotógrafo. Se puede amargar mucho una relación entre pareja y fotógrafo intentando bajarle el precio de esa forma. 

Por cierto, para ver por qué la fotografía sale como el servicio más barato de toda la boda: pincha aquí